EL HOMBRE DE LOS CÍRCULOS AZULES (Fred Vargas) (02/07/2018)




En fin, pues vale, pues eso. Que la gente está de vacaciones, que éramos muy pocos y que además el bueno de Pablo Portillo estaba con la barriguita mala y la boca callada, no se sabe si por la resaca de la eliminación de España del Mundial o porque la novela negra le pone negro, por lo que sea hubo un buen debate sobre Fred Vargas y su libro y no salieron demasiado bien parados; claro, que pudo ser el calor y la proximidad de las vacaciones, pero el caso es que el libro salió aprobado por cagalástima. Lo definimos como un libro entretenido y retorcido. ¿De dónde sacaste, querida Fred, esos personajes tan extraños y forzados?, Un millón de casualidades y la mente caótica del asesino hacen coincidir a un ciego impertinente y guapo de la muerte con una oceanógrafa que se pasa la vida siguiendo a extraños por la calle y con una vieja musarañas busca novios. Por supuesto, como en toda novela negra, aparece un policía que, es un auténtico desastre como investigador, sin ningún método y con una intuición tan excesiva que nos lleva a preguntarnos: ¿este tío se sabe el guión de la novela?, porque sus deducciones son tela de absurdas.

Por una vez, en una novela negra, el policía no es un borracho divorciado, con la casa desordenada y sucia y la nevera repleta de cervezas, aunque para eso está su ayudante, que cumple casi todos esos tópicos.

Nuestro debate se centra en cuál de los personajes es más extravagante y forzado: Mathilde, con su manía de perseguir a gente extraña, su querida hija Camille, que huye y se aleja porque quiere a rabiar al comisario y además es correspondida; Charles con su ceguera impertinente y sus comentarios crueles; la musaraña travesti y su obsesión por un novio; el profesor experto en Bizancio; el propio Adamsberg entre pasota, dibujante, maleducado y vidente.

Adamsberg es un mal policía, lo que pasa es que se sabe el guión, porque ponerse a investigar la aparición de unos círculos azules pintados en la calle, es como si el comisario de nuestra ciudad se dedicara a investigar los grafitis que aparecen por las calles; lo único que nos alegraría es si pilla al tío y lo obliga a limpiar la fachada pintada, al más puro estilo del juez Calatayud.

Bueno, resumiendo, que un 5 y gracias. Y a leer el libro propuesto por Marta para el 10 de septiembre, "El mapa y el territorio" de Michel Houellebecq. Buen verano.


Ricardo Ferreiro

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA URUGAYA (Pedro Mairal) (05/02/2018)

EL CUENTO DE LA CRIADA (Margaret Atwood) (08/01/2018)

DEL COLOR DE LA LECHE (Nell Leyshon) (04/04/2018)